• Dra. Jaclyn Guardia

Procedimientos para el Rejuvenecimiento de la Piel Alrededor de los Ojos

En la actualidad, el área alrededor de los ojos toma especial protagonismo. El uso constante de mascarillas para evitar la propagación del virus Covid-19, deja la atención sobre la mirada y por eso es importante procurar que esa piel refleje salud y lozanía.

La piel alrededor de los ojos es una de la más delicada del cuerpo y en la que manifiestan los principales signos del envejecimiento como arrugas y flacidez; además que refleja diferentes estados como deshidratación y cansancio. Te cuento diferentes opciones para tratar distintos problemas en esta área.

Arrugas

Los músculos de la mímica facial se encuentran en estrecha relación con la piel sobre ellos. Esto hace que cada vez que usemos estos músculos (al gesticular), se formen las conocidas arrugas dinámicas debido a los movimientos faciales repetitivos. Si estas arrugas no son tratadas a tiempo, se convierten en arrugas estáticas que son aquellas que están presentes de manera fija, incluso sin hacer movimiento alguno de la cara.

Las arrugas alrededor de los ojos se hacen más evidentes al entrecerrar los ojos, al intentar enfocar la visión o incluso al sonreír. Estas arrugas hacen que el ojo se vea más pequeño y con las conocidas “patas de gallina”.


Uno de los tratamientos de primera línea es la toxina botulínica (botox, dysport, xeomin, entre otras). Ésta se aplica mediante inyecciones con agujas muy finas y es un procedimiento seguro y muy eficaz en manos expertas. El resultado es una mejor apertura ocular y una piel libre de arrugas (si son tratadas a tiempo). Su duración es entre 3 a 6 meses.



Cuando se presentan arrugas estáticas, ya sean superficiales o profundas, una excelente opción son los rellenos dérmicos. Yo prefiero los de ácido hialurónico. También se aplican mediante diferentes técnicas y ayudan a hidratar y rellenar las zonas afectadas. Su duración puede ser hasta 9 meses.

Flacidez

La flacidez de esta piel es más notoria por ser una piel muy delgada. Con el envejecimiento se puede observar el descenso de las cejas, flacidez y descenso de los párpados e incluso la formación de bolsas en los párpados inferiores debido a la disminución del soporte. Estos cambios son debidos a factores genéticos, efectos de la gravedad, pérdida de colágeno y fibras elásticas, entre otras causas.

Para combatir estos problemas contamos con métodos no invasivos como la radiofrecuencia y ultrasonido focalizado de alta intensidad. Entre los procedimientos mínimamente invasivos podemos mencionar el plasma fraccionado que ayuda evaporando la piel redundante. Siempre hay que recordar que van a haber casos más avanzados que se va a requerir una intervención quirúrgica para lograr resultados significativos.

La aplicación de toxina botulínica estratégicamente también puede ayudar a elevar sutilmente las cejas. También se pueden utilizar hilos tensores con resultados variables.

Manchas y Problemas en la Textura de la Piel

La piel apagada, las ojeras pimentadas (marrones) o vasculares (azuladas-verdosas) pueden mejorarse mediante diferentes técnicas como el uso de peelings y terapias de luz o láseres. Los láseres (escogiendo el indicado) ayudan en ambos componentes, tanto la apariencia como la textura.

En el caso de ojeras hundidas, es decir, aquellas en las que hay pérdida de tejido graso (por diferentes causas) o simplemente por genética. Se presenta una concavidad que hace ver esa piel oscura y opaca. En estos casos, son muy exitosos los rellenos con ácido hialurónico para lograr nivelar ese hundimiento y obtener un mejor efecto visual.

En otra ocasión hablaremos de las diferentes opciones de tratamientos aplicados en casa que complementan el manejo, otorgando hidratación y luminosidad. Debemos recordar que cada tratamiento es personalizado y especial para cada paciente, siempre de manos de especialistas idóneos.

104 vistas

SEO por PixSolution